• AGENDA.jpg
Lunes, 30 Diciembre 2019 16:26

Cuenca memoria y transformación Destacado

Escrito por URPC
Valora este artículo
(0 votos)

Las ciudades enfrentan inconscientemente, dinámicas autodestructivas, imponiendo un uso depredador del patrimonio natural, social y cultural.

Nuestra vida se desarrolla en un espacio y en un tiempo, estas dos dimensiones intrínsecamente relacionadas, son determinantes para entender la configuración de las urbes contemporáneas, que viven según Zygmunt Bauman, múltiples transmutaciones permanentes de lo urbano, lo cultural, lo humano.

Al mirar nuestras ciudades, podemos confirmar que su estudio ha sido fragmentado; planificadores, economistas, sociólogos, arquitectos, urbanistas, politólogos, antropólogos hemos trabajado, por lo general, de manera desarticulada. En el presente trabajo, me atrevo irreverentemente a
invadir otras áreas del conocimiento que no son parte de mi formación, para intentar descifrar el actual desarrollo de las ciudades, pues como sostiene Neil Brenner, la modernización urbana constituye un poderoso proceso de homogeneización que licua las diferencias, sometiendo a todas las sociedades a un mismo mecanismo de funcionamiento basado en la lógica del mercado. (Brenner, 2013).

La ciudad es un organismo vivo cuyo metabolismo depende de las decisiones sobre cómo construimos sus espacios. Todo lo que se hace o se deja de hacer en ellas, afecta a la vida de sus habitantes, por lo que muchas veces las ciudades enfrentan inconscientemente, dinámicas  autodestructivas, imponiendo un uso depredador del patrimonio natural, social y cultural.

El diseño de la ciudad se vuelve excluyente, la especulación prioriza el valor de cambio sobre el del uso, la arquitectura de los objetos substituye al urbanismo integrador. La urbanización sin ciudad es hoy una política común de los gobiernos y de los organismos internacionales al servicio de la   economía especulativa (Borja, 2010); la ideología del miedo y la obsesión de la seguridad disuelven la convivencia ciudadana y reducen los espacios públicos. Lo más preocupante de todo esto, es la afección sobre los estilos de vida de los habitantes, se podría decir que nos encontramos en un escenario complejo y cambiante, de múltiples estímulos e información donde nuestra percepción es un ejercicio superficial de interpretación de las cosas, una especie de escaneo.

Poniendo atención en la trayectoria de los cambios en la ciudad de Cuenca, en el diseño de las obras de infraestructura, en la eliminación de los elementos identitarios y simbólicos que antes existían, veremos que el objetivo de las intervenciones realizadas no ha mejorado necesariamente la calidad de la vida de los habitantes de un sector, sino que los objetivos fundamentales han sido la inversión económica, la mercantilización de bienes y servicios, su transformación en commodities, el encarecimiento del suelo y del arriendo, muchas veces desplazando a las familias del lugar; proceso sustentado en una normativa que a nombre del desarrollo urbano y el fomento de turismo, destruyó el capital simbólico y social de muchos espacios públicos de la ciudad.

Decenas de proyectos de construcción se levantan por todas partes de Cuenca, con la complacencia de la misma población, que encantada con el brillo de los grandes edificios apoya e invierte en ellos. Edificios  que se asientan sobre lo que antes eran espacios históricos,espacios naturales o sectores rurales. La meta última de tales políticas urbanas es movilizar espacios de la ciudad tanto para el crecimiento económico orientado al mercado, como para las prácticas de consumo.

La destrucción creativa se realiza por encima de las disputas existentes entre las visiones sobre la ciudad, ya que la lógica del modelo presiona a los gobiernos locales para su implementación. La intervención urbana sobre los espacios públicos, el desarrollo de proyectos urbanísticos, los rediseños de calles parques, plazas, etc. y de manera especial los megaproyectos.

La modernidad nos indujo a pensar que el espacio geográfico era un espacio geométrico, casi topológico, simples localizaciones fácilmente identificables en un mapa, pero nos damos cuenta que espacio geográfico es además un espacio existencial, conformado por lugares cuya materialidad  tangible está bañada de elementos inmateriales e intangibles que convierta a cada lugar en algo único e intransferible (Solanda M. y otros, 2016).


Gentrificación

La gentrificación (o como algunos la  denominan: destrucción creativa), es un proceso que incide en la vida de la gente, transformando profundamente la cultura urbana y diluyendo los elementos de la ciudad tradicional, a causa de la influencia de la vida moderna y del desarrollo económico ávido de inversión…sin importar cuales sean las posibles consecuencias sociales, medioambientales o culturales.

La transformación de las ciudades está atrapada en una visión pragmática que elimina las claves de la identidad endógena buscando sumarnos a la corriente homogeneizadora.

“La ciudad es el continente de la historia, el tiempo concentrado en el espacio, la condensación del pasado y la memoria, es decir, el lugar donde se producen los proyectos de futuro que dan sentido al presente. La ciudad es un patrimonio colectivo en el que tramas, edificios y monumentos  se combinan con recuerdos, sentimientos y momentos comunitarios” (Borja Sarmiento, 2014).

Visto 1149 veces

Artículos relacionados (por etiqueta)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Av. 12 de Abril y Av. Loja / (593-7) 405 1000 / Cuenca - Ecuador

© 2020 Universidad de Cuenca / Unidad de Relaciones Públicas y Comunicación


Menu Principal