Cápsula | La ciudad del futuro, una ciudad para los niños y niñas

Autores: Emilia Acurio y Galo Carrión

La ciudad, es vista de diversas maneras, no todos utilizamos o percibimos de la misma manera sus lugares o infraestructura. Las personas no pueden ser vistas como un bloque homogéneo sino más bien se trata de grupos diversos con intereses y necesidades específicas y es necesario pensar en todos para lograr espacios realmente inclusivos.

Francesco Tonucci, impulsor del proyecto “La Ciudad de los Niños”, afirma que las ciudades se han convertido en espacios de paso, en donde más que encuentros se realizan transacciones. A medida que las ciudades crecen, el espacio público cambia, y con él sus usos, puntos de encuentro, y también, sus peligros. Para un niño, salir a jugar se ha convertido en un acto que depende de los adultos. Las infancias se encuentran limitadas a la compañía de alguien mayor, el tiempo de juego se recorta, siempre bajo la mirada de alguien que lo espera y lo vigila, limitando su libertad. 

 

Visita de un títere a la Escuela Enriqueta Cordero en Baños (Cuenca) como parte del Proyecto Rutas Escolares Seguras en el que se busca desarrollar una propuesta de movilidad urbana segura a las escuelas con base en el análisis del entorno urbano y las percepciones de los niños y niñas. Gabriela Carrión -LlactaLAB

De acuerdo a Tonucci, una ciudad jugable es una ciudad que piensa en su presente y su futuro, y nos invita a pensar en una ciudad para los niños y niñas. La ciudad debe ser pensada en todos y todas, y, por lo tanto, es necesario entender lo que quieren y necesitan. Resulta indispensable la inclusión de nuevas formas de ver la ciudad en su diseño y planificación, con la seguridad de que una ciudad diseñada para los niños y niñas es una ciudad que puede beneficiar a un rango más amplio de la población mejorando el aspecto físico, la inclusión y la participación para una ciudad usable y confortable.

En este sentido, es importante entender a las infancias actuales—probablemente sus necesidades no son las mismas que los ahora adultos teníamos a esa edad—y para lograrlo, tenemos que pensar en nuevos métodos que pueden traer a la planificación de ciudades más inclusivas la valiosa información que nos puedan dar. Conscientes de que los niños y niñas son capaces de reconocer sus necesidades, opinar, y tomar decisiones.

 Ejercicio de manos alzadas en la Escuela Enriqueta Cordero en Baños, Cuenca. Proyecto Rutas Escolares Seguras. Gabriela Carrión -LlactaLAB

El acercamiento a las infancias debe ser desde el juego, espacios lúdicos que permitan desatar procesos de creatividad y espontaneidad para descubrir lo que piensan, lo que necesitan, sus objetivos principales, sus percepciones del barrio, los lugares a los que les gusta ir y cómo llegan a ellos, etc. Porque ellos son los expertos en sus problemas, los problem owners, los usuarios prioritarios de la ciudad. 

Sobre los autores

Emilia Acurio y Galo Carrión son investigadores de LlactaLAB-Ciudades sustentables y se enfocan en las áreas de artes sociales y el diseño de experiencia de usuario respectivamente.

Bibliografía revisada 

Baraldi, C. (2004). Jugar es cosa seria. En: Jugar es cosa seria. Estimulación Temprana... Antes de que sea tarde. Homo Sapiens Ediciones.

Danenberg, R., Doumpa, V., Karssenberg, H. (2018). The city at eye level for kids. Stipo Publishing.

Tonucci, F. (2020). La ciudad de los niños. Un modo nuevo de pensar la ciudad. (3a ed.). Editorial Losada S.A. 2-20

Valdivia, B. (2019). El Espacio Público desde una Perspectiva Feminista. En Derecho a la ciudad metropolitana en el marco de la Nueva Agenda Urbana y la Agenda 2030, 18–25.

Av. 12 de Abril y Av. Loja / (593-7) 405 1000 / Cuenca - Ecuador

© 2022 UCuenca / URPC


Menu Principal