LogoPortalservi1.png

Presentación

logo 1

Sin lugar a dudas uno de los fenómenos más importantes que experimentó el Ecuador durante el Siglo XX, fue el tardío pero violento proceso de urbanización que arrancó consistentemente avanzada ya la mitad de dicho período y que imprimió las más grandes transformaciones territoriales que recuerde la historia nacional. La urbanización, en el marco de una economía nacional inserta en la mundial a través del modelo agro/exportador -con monocultivo de exportación-, no tuvo como causa ni punto de partida a la industrialización; tanto por su aparición más reciente, como por la muy limitada absorción de mano de obra.

La verdadera causa de la migración del campo de la sierra al campo de la costa y del campo a la ciudad, fue el constante deterioro de las condiciones de vida de la población del medio rural, como consecuencia de un injusto sistema de tenencia de la tierra, de la presencia de relaciones sociales de explotación y miseria, del monocultivo de exportación, de la falta de incentivos para la producción agropecuaria, entre otras. Así la desocupación y pobreza del campo se trasladaron a las ciudades, pero con un contundente énfasis en Quito y Guayaquil, constituyéndose desde aquellos años, simultánea y contradictoriamente, grandes desequilibrios e inequidades territoriales, por la concentración espacial que también ha experimentado el desarrollo, no solamente en las referidas ciudades, sino también aunque a menor escala en algunos centros urbanos intermedios como Cuenca, Manta, Loja y Ambato, que reproducen a nivel de sus respectivas regiones tales desequilibrios e inequidades.

 

     

Above Menu Module Position Here

Arriba