LogoPortalservi1.png

El Día Internacional de la Mujer, lo institucionalizó la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1975 para conmemorar la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad del hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona. Se lo celebra el día 8 de marzo.

En la Universidad de Cuenca, en los últimos años también se ha visto incrementada la participación de la mujer en puestos de representación como son el vicerrectorado, decanatos, subdecanatos así como las direcciones de dependencias administrativas, académicas y de investigación.

La presencia de la mujer en funciones de dirección al momento es relevante; frente del Vicerrectorado del plantel está Catalina León; en la Dirección de Vinculación con la Sociedad está Soledad Escandón; Catalina Rivera es la Directora Administrativa Financiera; Karina Farfán es Decana de Ciencias de Hospitalidad; en la Dirección de Relaciones Internacionales, Tammy Fajardo; en la Dirección de Planificación, Mercy Orellana; en la Unidad de Bienestar Universitario, Edermila Nivelo, Ximena Orellana en el Instituto Universitario de Lenguas, entre otras.

Ellas se pronuncian

Con 30 años de trayectoria docente en la Universidad de Cuenca, Catalina León Pesántez, es la segunda vicerrectora de la institución; desde este espacio, enaltece la labor que realizan las docentes, investigadoras, empleadas y alumnas. Expresa su gratitud por el legado histórico de las mujeres en la Universidad de Cuenca, “creo que una de las personas que abrió el camino para el ejercicio en altas funciones a la mujer, fue Silvana Larriva”.

Desde la academia considera que hay extenso trabajo por hacer en este tema como emprender proyectos de investigación para analizar las condiciones de trabajo de las mujeres. Asegura que el camino a seguir para alcanzar la igualdad debe fundamentarse en “construir un pensamiento crítico, alternativo, que es el mejor legado que podemos dejar en alumnos. Un legado honesto, ético de trasparencia que se aplique en la sociedad en general”.

Docente en la Universidad de Cuenca desde hace 28 años, actualmente decana de la Facultad de Odontología, Dunia Abad, considera que este centro de estudio se ha convertido en un espacio de oportunidades para que las mujeres se desarrollen en el ámbito profesional y humano.

Abad es la primera decana de la Facultad de Odontología, le acompaña en el subdecanato, Andrea Carvajal, siendo la primera vez en la historia de la facultad que esté liderada por dos mujeres. Ella aclara que la sociedad debe ser consciente que los puestos alcanzados por las mujeres no se han dado por el hecho de serlo; sino por las capacidades y preparación académica de cada una. “No debemos caer en el error de pensar que solo por ser mujer merecemos tal o cual cargo”.

Para Ximena Endara, Directora de Carrera de Género, la brecha de desigualdad frente a los hombres ha disminuido, pero señala que “falta mucho para llegar a la paridad”; sin embargo, a la fecha se ha logrado mayor participación, dice.

Gioconda Vanegas, docente jubilada, trabajó en la Facultad de Ingeniería por más de 20 años, asegura que los espacios hoy ganados dentro de la universidad se deben fundamentalmente al acceso a la educación y a la fortaleza de las mujeres para alcanzar una preparación académica “A nunca rendirse”, subraya.

Hoy, dice sentirse satisfecha al observar que “las facultades técnicas han dado avances importantes para la participación de las mujeres en el estudio, investigación; en tomar posiciones de autoridad. Las mujeres que están en las carreras de las ciencias exactas se han destacado tras alcanzar niveles de preparación científica y profesional de mucha consideración”.

De esa incursión en carreras técnicas conoce bien Priscila Cedillo, Ingeniera en Sistemas y docente en la Facultad de Ingeniería, tiene dos maestrías y actualmente realiza una estancia post-doctoral. Cedillo siente que desde el punto de vista académico no existen diferencias de género, “sin embargo en la práctica profesional, muchas veces se viven situaciones lamentables, propias de la cultura y la tradición, y otras, fruto de prejuicios y crianzas erradas” asegura. Señala que la fórmula para llegar a la excelencia es dar ejemplo de seriedad, ética y valores, a los futuros profesionales para que ejercerán sus carreras desde un punto de vista íntegro y no discriminatorio.

Mercy Orellana, docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas, es la Directora de Planificación, comenta que los espacios ganados por las mujeres son en base a sus méritos y trabajo constante, destacando la incursión de éstas en el campo investigativo.

     

Above Menu Module Position Here

Arriba