La Universidad de Cuenca, comprometida con el desarrollo social, organizó junto a la Fundación Terranueva «Diálogos para tejer alternativas, reflexiones y acciones ante la crisis”, un espacio que buscó contribuir con propuestas para solucionar los desafíos sociales, económicos y medioambientales por los que atraviesa Ecuador y que han sido identificados por la comunidad.

El evento, desarrollado el 1 de febrero en el Aula Magna Mario Vintimilla, despertó el interés de representantes de la academia, sector público y privado, y ciudadanía. Se inició con la ponencia virtual “Causas y alternativas frente a la acción del crimen organizado”, a cargo del cofundador del grupo de investigación Kaleidos y coodirector del Observatorio de Prisiones 593, Jorge Núñez.

Hizo un recuento histórico del trabajo antropológico que ha realizado con varios investigadores para conocer cómo se produce la violencia dentro de las cárceles. A manera de resumen, recalcó que han sugerido que la policía debe dejar de hacer inteligencia antinarcóticos dentro de cárceles a cambio de privilegios para líderes de bandas. Enfatizó que, tras la declaratoria de estado de conflicto armado interno, el papel de los centros penitenciarios se está reconfigurando, un hecho al que hay que prestar vital atención. 

Posteriormente, se dio la ponencia “Los desafíos socioeconómicos frente a la crisis de inseguridad”, por parte de Andrés Mideros, quien expuso datos sobre la producción, deuda y gasto social, evolución del empleo, saldo migratorio y canasta básica. 

La crisis del país ha incrementado también la desigualdad y la violencia en la población juvenil, sobre todo de los sectores populares. Al respecto, la representante de las Organizaciones Sociales del Guayas, Marilyn Urresto, dio a conocer que, de las personas detenidas entre enero y noviembre de 2023, el 47 % corresponde a jóvenes de entre 10 y 29 años.

Entre las cifras alarmantes, en 2023, de los 7 270 homicidios intencionales, 878 correspondieron a menores de entre 0 y 19 años; 640 % más con respecto a los 104 casos de 2019. En el ámbito de formación académica, en el periodo lectivo 2022-2023, mil niños y adolescentes abandonaron el sistema educativo. Para Urresto, es urgente devolver a los adolescentes y jóvenes la dignidad y esperanza de vivir. 

Para concluir las ponencias, la directora de CIESPAL, Gissela Dávila, habló acerca de las «Narconovelas, narconoticias, narcodiscursos: elementos para romper con la imposición mediática en estado de guerra». Entre las narrativas de violencia sostuvo que se promueve el silencio frente a actos que deberían ser investigados. Se debe apostar por una comunicación que destierre las noticias sensacionalistas; eliminar el discurso de odio.

Arte y protesta

La ronda de ponencias culminó con el aporte de la “Batucada Popular contra la violencia estructural”, proveniente del Guayas. Presentaron un performance acerca de la desigualdad e inequidad que vive la juventud para acceder a la educación. Hicieron alusión a la falta de atención e interés por parte del Estado sobre este tema, que lo demuestra al recortar el presupuesto a las instituciones educativas de tercer nivel. 

Con el grito que se convirtió en cántico “Por la lucha del pueblo, nadie se cansa”, se hicieron sentir en el aula magna Mario Vintimilla. 

Enlace a la transmisión en vivo del evento 

https://www.facebook.com/ucuenca/videos/7193181567469169

La rectora María Augusta Hermida recalcó desde la sociedad civil y sobre todo desde lo local deberán nacer estrategias y prácticas para construir verdaderos espacios de convivencia.