Con una inversión que supera el millón de dólares, la Universidad de Cuenca inauguró la Clínica de Simulación en Ciencias de la Salud, un proyecto desarrollado en colaboración entre la Facultad de Ciencias Médicas y la Empresa Universitaria de Salud (EUS-EP).

Esta inversión ha posibilitado la adquisición de simuladores de alta fidelidad con tecnología de última generación; incluye realidad virtual y realidad aumentada. Además, se ha llevado a cabo la repotenciación de simuladores de alta, media y baja fidelidad que ya estaban en posesión de la Facultad de Ciencias Médicas. 

Estos equipos de última tecnología permiten analizar más de 50 casos clínicos de alta complejidad, ofreciendo a nuestros docentes la oportunidad de consolidar los conocimientos prácticos de los estudiantes en las diferentes carreras de ciencias de la salud.

La Clínica de Simulación coloca a la institución a la vanguardia, proporciona a estudiantes, docentes e investigadores las herramientas más avanzadas para el estudio y la práctica de la medicina. 

El gerente de la EUS-EP, Boris Coellar, manifestó: «Ponemos a disposición de la facultad una moderna clínica de simulación en ciencias médicas, estamos trabajando para contar con uno de los centros de simulación más modernos de Latinoamérica». Añadió que la inversión en simuladores de alta tecnología refleja nuestro compromiso con el bienestar humano. “Es nuestra responsabilidad proporcionar a los estudiantes los medios necesarios para obtener la mejor preparación y garantizar el bienestar de los futuros pacientes”, comentó.

Boris Coellar, gerente EUS-EP, explica funcionamiento de simulador. 

La decana de Ciencias Médicas, Vilma Bojorque, enfatizó que los simuladores permiten tomar decisiones en entornos médicos controlados, desde cirugías hasta emergencias, desarrollando procedimientos en situaciones reales sin riesgo para los pacientes. Esto no solo facilita el aprendizaje, sino que también permite evaluar las habilidades de los estudiantes. El objetivo principal es formar profesionales de la salud competentes y preparados para enfrentar situaciones complejas en un entorno simulado antes de entrar en la práctica real.

La rectora de la Universidad de Cuenca, María Augusta Hermida, destacó que aprender mediante simuladores representa un salto significativo en la forma en que impartimos educación, y esta inversión refleja nuestro compromiso con los procesos de enseñanza-aprendizaje. «Hemos entrado en la transformación digital, un objetivo estratégico de nuestra institución. El avance tecnológico está al servicio de todos los estudiantes. Juntos hacemos innovación para transformar la educación pública y de calidad que inspira al mundo en la era digital.»

Estudiantes realizando prácticas en los simuladores